1980, Senjutsu.

Un pequeño pensamiento, solo una reflexión acerca de lo que está sucediendo en estas semanas posteriores al lanzamiento de “Senjutsu”, la última obra de nuestros legendarios héroes.
En la era de las redes sociales, es tan fácil como inevitable leer todo tipo de cosas sobre el lanzamiento de un nuevo álbum, y cuando se trata de Iron Maiden, el fenómeno se vuelve global debido a la legión de fanáticos que la banda británica tiene en cada rincón del mundo. Y gracias a internet, se pueden escuchar fragmentos de canciones, más o menos falsas, mucho antes de la fecha de lanzamiento.

Nosotros, pobres viejos fanáticos de la primera hora, a principios de los años 80, nos cuesta seguirle el ritmo a todo esto. No pasamos tanto tiempo trasteando con teléfonos móviles, a veces incluso nos vemos poco y no siempre podemos hacer frente a la marea de notificaciones que aparecen.

Nos enamoramos de Maiden a través de los discos, el boca a boca de las cintas grabadas y de lo poco que leíamos en las (aún pocas) revistas de metal. La gente nos miraba raro cuando caminábamos por la ciudad con esas camisetas o sudaderas que representaban a una criatura monstruosa y repugnante, en un contexto oscuro y funerario. Pero sobrevivimos a los paninari, a Duran Duran y a los peinados cardados, y hoy podemos decir que Maiden tenía razón. Pero, ¿razón para qué? Para innovar. ¿Y por qué? Porque estaban “adelantados”.

No contentos con los dos primeros álbumes, nuestros héroes, a través de revistas y cintas de música, pero sobre todo con interminables giras que cubrían cada rincón del mundo occidental, crearon una trilogía que nunca ha sido igualada: “The Number of the Beast”, “Piece of Mind” y sobre todo, “Powerslave”. Pero en ese ínterin, reemplazaron al cantante y al baterista: ya no eran los mismos. Sin embargo, nadie protestó, al contrario. Por canciones como “To Tame a Land” y “The Rime of the Ancient Mariner”, se gritó, y aún se grita, obra maestra. Ah, ok. Canciones de casi 8 minutos y casi un cuarto de hora… hmm, espera, déjame anotarlo.
Ya con “Somewhere in Time” comenzaron las primeras quejas: “se acabaron”, “se han suavizado”, y así sucesivamente. Mi opinión personal es: porque nuestros queridos Maiden se dieron cuenta de que habían alcanzado una meta que ellos mismos nunca superarían, así que comenzaron a investigar, experimentar, innovar. ¡Incluso en ese momento hubo quienes gritaron total repulsión y renunciaron como fanáticos! Nada nuevo, ¡y estábamos en 1986! Solo que como no había redes sociales, ¿quién vio y escuchó a esos tipos? Esto y su sucesor, “Seventh Son”, dieron lugar a un movimiento de entrada y salida de fanáticos que nunca antes se había visto en la historia. Una vez más, eran “adelantados”.

Pero en 1988 se decía que Maiden había terminado en 1984. Hmm. Hoy en día, “Somewhere” y “Seventh Son” son considerados obras maestras. ¡Ari-mah!

 

Y tal vez la banda lo percibió, retrocediendo con “No Prayer for the Dying” y “Fear of the Dark”. No les fue muy bien, ¿no? ¿Quizás porque se dieron cuenta de que incluso con la era de los sintetizadores habían alcanzado el punto máximo? Ah, pero espera: ¡ya no estaba Adrian! Entonces, una vez más, ya no eran los mismos de antes.

Luego vinieron los desacuerdos, la partida de Bruce, la llegada de Blaze, y todo un período imposible de predecir. Nacen dos álbumes, “X Factor” y “Virtual XI”, que demuestran que a Maiden no le sientan bien los números romanos. Un período para juzgar aparte, porque una vez más, ya no eran los mismos de antes. Es reconfortante ver cada vez más fanáticos que reevalúan, casi 30 años después, incluso estos dos trabajos que la mayoría (incluyéndome a mí) catalogó como la etapa más oscura. Errores de evaluación, elecciones más o menos desacertadas que demuestran que solo Steve, el bueno de Steve, decide el destino de su banda. Para bien o para mal.

Entonces se decía que Maiden había terminado con “Fear of the Dark”. Pero entonces, ¿nos decidimos o no? Nosotros, los pobres viejecitos, entonces entre los 30 y los 40 años, también pasamos indemnes por esta ola, y estábamos felices de que, de todos modos, ellos siguieran aquí. Pero una cosa estaba segura: Maiden estaba envejeciendo con nosotros.

¡Y luego llega la reunión! ¡Vuelven Bruce y Adrian! ¡No se atreven a despedir a Janick y él también se queda! ¡Qué maravilla! ¡Estábamos deseando esto!

Y qué nos hacen escuchar los “viejos-nuevos” Maiden? ¡Cosas absurdamente diferentes! Una mezcla perfecta de las tres eras recién descritas, el compromiso ideal con el que ellos quieren recorrer el camino de la investigación. Porque cuando se dan cuenta de que no pueden ganar más de lo que ya han ganado, ¡siguen adelante! Bueno o malo, duro o suave, bueno o malo, Iron Maiden siempre ha estado adelante. En su visión de las cosas, se llevan todo lo que pueden llevar, pero luego no huyen con el botín y se retiran viviendo de sus logros, sino que intentan producir cosas nuevas. Puede salir bien o mal, pero ¿el hecho de que sigan intentándolo no les emociona un poco? ¿O querían otros 10, 15 “Powerslave”? Ahora se dice que Maiden terminó después de “Dance of Death”. ¿Han escuchado eso antes, cuántas veces? ¿Quiénes estaban en el público durante el Ed Hunter Tour, donde tocaron todos los clásicos, no escucharon lo que Bruce dijo en el escenario? “No hicimos la reunión por nostalgia, sino para seguir presentando nueva música”.

No me indigno ni me enfado por las críticas a “Senjutsu”, como muchos de mi edad, hemos pasado por muchas cosas, desde “terminaron después de…” hasta las “canciones largas” y los “sintetizadores”… cada día extra lo considero un regalo para tener aún a Maiden aquí. Ellos, casi septuagenarios, están allí tocando, divirtiéndose, trazando caminos… Quienes los han elegido como compañeros de vida, sin importar cuándo, están envejeciendo junto a ellos, es decir, están evolucionando y presenciando sus transformaciones, sus experimentos y lo que todavía tienen por decir. ¿Quizás “Senjutsu” también está demasiado “adelante”? ¿Será considerado una obra maestra absoluta dentro de diez años?

Evolucionamos, envejecemos, maduramos… ellos ya no son los mismos de 1980, ni de 1990, ni de 2000…
Y nosotros tampoco.